lunes, 1 de noviembre de 2010

El vientre maldito

Pero ahora dejadme cenar aunque sigan mis lutos,
pues no hay nada de cierto más perro que el vientre maldito
que a la fuerza nos hace pensemos en él, por deshecho
que en el alma se esté, por más hondo pesar que se tenga.
Así llena el dolor mis entrañas y él sigue llamando
a comer y beber y me impulsa al olvido de todo
cuanto llevo sufrido hasta ahora y me obliga a llenarlo.

Ulises en La Odisea de Homero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Qué te ha parecido?